18 de abril de 2007

Manos sin armas

El mundo siempre se estremece cuando despertamos con noticias en las que la irracionalidad humana tiene como resultado la muerte de inocentes.


Apenas me he parado a leer los detalles del escabroso acontecimiento de Virginia; a 4 días del octavo aniversario de los asesinatos en Columbine, poco me importan ni el móvil, si lo hubo, el rostro del estudiante que apretó el gatillo, ni cada uno de los movimientos que hubo antes y después.

En realidad, lo único que me importa es esto que he leído:

"...en los años 90, un grupo de psicólogos elaboró una clasificación de los asesinos que nos puede ayudar a entender estos casos. Analizando a un grupo numeroso de presos homicidas internos en una prisión yugoslava, decidieron que existían cuatro tipos de perfiles. Un pequeño grupo había llegado al asesinato desde un perfil psicótico: sufrían alucinaciones, delusiones, síntomas de enajenación y el asesinato formaba parte de su delirio. Un segundo grupo, más numeroso, eran personas paranoicas y agresivas, intolerantes ante la frustración y altamente introvertidas. En el tercer grupo estaban los psicópatas.
Pero había un cuarto grupo. Era el más numeroso. Según todas las pruebas, eran individuos que tenían un perfil de personalidad normal. Eso sí: estaban muy frustrados, habían convertido ese sentimiento en violencia…y tenían un arma a mano".


Éstas son las tres preguntas que se hace Linda Wolfe:

"¿Alguien cree que somos absolutamente racionales y que jamás nos dejamos llevar por nuestros impulsos?

¿Alguien piensa que todos nuestros impulsos son positivos?


¿Tiene entonces sentido que la sociedad ponga tan cerca de las personas armas que, en un determinado momento, pueden convertir los arrebatos de rabia en asesinatos?"



Por favor, si alguien más sabe la respuesta, se la haga llegar al presidente de la Asociación Nacional de Rifle (NRA) o al de la Gun Owners of America.

Siguen considerando que "es extremadamente peligroso decir a los ciudadanos que no deben llevar armas en las escuelas"...


8 comentarios:

Mari dijo...

totalmente de acuerdo niña
un niño deprimido de 22 años con un arma no es un psicópata neceseriamente.

Alegria De La Huerta dijo...

Es que no sea porqué la gente debe tener un arma? Qué fue primero el huevo o la gallina? Gran dilema el de sentirse seguro por si a caso, o bien, que la violencia empiece por tener ese bicho cerca.

Por favor, prefiero no tener la tentación, no sea que un día mi racionalidad flaquee.

EL CHICO GRIS dijo...

Suena triste que en los medios yankees empiecen a decir que si los estudiantes hubiesen podido llevar armas dentro del centro hubiesen tenido la posibilidad defenderse, que el hecho de que cualquiera pueda poseer un arma. Y es que cualquier persona bajo determinada presión emocional puede terminar liándose a balazos con el personal sin necesidad de que sea un psicótico.

Alnitak dijo...

Ultimamente he estado tan cerca de personas que han perdido la cabeza y han dejado de ser racionales, y de manera continuada además, que el simple hecho de pensar que hubiera pasado si alguno de esos días hubieran llevado un arma encima me pone los pelos de punta.
Lo que tenían era que tener una policía competente que lo encerrara aunque fuera en un aula antes de que siguiera mantando gente, y dejarse de tonterías.

empiezo a entender dijo...

Es terrible lo que pasó, terrible terrible terrible. Vengo de lo de Mari y le escribía eso....hay cosas que no las entiendo, esto por ejemplo. Y que la política norteamericana con esto no haga nada.

Juan Cosaco dijo...

Al revés, empiezo a entender, Bush usa este tipo de sucesos para reafirmar el supuesto sentimiento patriótico americano, y de paso afianzarse en el poder.
Ya les ocurrió con las torres gemelas. Pero si estuvo en el campus de Virginia tech y le aplaudieron todos, en lugar de criticar su permisividad con las armas...
La sociedad americana tiene difícil cura; llevan demasiados años con ese sistema ultra violento y antidemocrático; tienen demasiadas fábricas de armas, para uso interno y para vender al resto del mundo.
Lo que yo pido es que no nos parezcamos a ellos.
Eso si, no salen a la luz pública, pero hay norteamericanos sensatos, fijaos en las pelis de Moore.
Salud!

Pensador75 dijo...

Yo además haría otras preguntas...
¿Donde se queda el sentido común?¿Que pasará cuando la irracionalidad gane la batalla? porque... veo irracional que se diga que hay que llevar armas para defenderse de otras armas que... ("el pez que se come la cola").

Botas de agua dijo...

Coincido con todos los anteriores y aconsejo a todo aquel que no la haya visto la película de Moore Bowling for Columbine, sobre cómo la sociedad norte-americana se basa y construye entorno al miedo.
Me encantó el vídeo. Un beso.