18 de mayo de 2009

Mario



"...ya nuestra intimidad
es tan inmensa
que la muerte la esconde
en su vacío".
Mario Benedetti



Quien dijo alguna vez adiós

sabe que los hombres como tú
nunca se marchan.

Se pasean por entre las ventanas,
los refugios del amor,
las pendulares mañanas de sueños

los árboles de parques en otoño
y traen desde el Sur

la voz olvidada de los otros.

Cada poema tuyo, uruguayo querido,
habita en mi memoria desde niña

[tú dirías botija]
instantáneas de Luz y coherencia,
ejemplar sencillez y compromiso.

Los hombres como tú, Mario,
nunca se marchan,
se quedan
en el canto transparente de la vida.


4 comentarios:

insurgencia dijo...

no sabes escribir, será la preñez, aunque la estupidez no tiene nunca solución

Quién( no lleva tilde) dijo alguna vez adiós
sabe que los hombres como tú
nunca se marchan.
Se pasean por(dos preposiciones juntas, uffffffffff) entre las ventanas,
los refugios del amor,
las pendulares mañanas de sueños
los árboles de parques en otoño
y traen desde el Sur
la voz olvidada de los otros.

Cada poema tuyo, uruguayo querido
habita en mi memoria desde niña
[tú dirías botija]
instantáneas de Luz y coherencia
ejemplar sencillez y compromiso.

Los hombres como tú, Mario
nunca se marchan,
se quedan
en el canto transparente de vida

(en el armario hay un disco de Nacha Guevara)

Paz dijo...

Mario se queda.


Y no hay vuelta atrás.

Irene dijo...

Supongo que esas palabras incoherentes son gritos de dolor (pobre insurgencia con apodo quinceañero) que en vez de desahogar sus iras contra las desavenencias del presente (recién perdemos a un poeta y aparece un comemierda), se refugia en un pasado ausente, enmohecido por las malas pasadas del recuerdo (para unos mas que para otros, está claro)

Pobre "perro sarnoso" que no tiene dónde rascarse porque está, entero, magullado por sus zarpas torpes y peludas.

Que afán de corrección tan enfermiza, será que está gagá.

Hay quien busca la felicidad y hay quien decide huir de ella y joder al que la busca.
Siempre hubo clases, y la de este "señor", la verdad, deja mucho que desear.

Paz dijo...

y yo, te quiero, te echo de menos.... y ...Vera!!!!