25 de febrero de 2008

Ao terra...

Hubo un tiempo en el que lancé mis sueños al mar
para que, añejos y sabios, en vaivén de ola suave
regresaran a cantarme su existencia.


Algunos, a la deriva,

se tornaron conchas y piedritas de coral y otros,
acabaron en el vientre de ballenas sin final feliz de cuento.

A cambio, el mar me dejó a los pies de mis mareas
esta caracola malva de utópica realidad que hoy, acuna mi presente.

Vetusta Morla: "La marea"

7 comentarios:

Carz dijo...

Dicen que toda historia feliz es una historia inacabada. Pero eso lo dicen porque ignoran que las ballenas sin final feliz, acaban convirtiéndose en caracolas malvas y utópicas.

Paz dijo...

estoy atónita.
(que en lenguaje vulgar se dice qué fuerte!!!)

Verónica ha desaparecido de casa.

Mari dijo...

te llevará el mar a ese puerto al que yo enrrumbo en poco días?

Si la respuesta es sí, nos veremos pronto.

Beauséant dijo...

sueños en vientres de ballenas... quizás tampoco sea un mal final, peor es no intentar cumplirlos.

Paz dijo...

un abrazo en forma de O

<:O)

Beauséant dijo...

por cierto, era la segunda vez en poco tiempo que alguien me hablaba de ese grupo y decidí escucharlo.. Una bonita canción y un buen grupo, gracias ;)

JuanMa dijo...

HAy que dejar a los sueños que naveguen por si mismos y sigan su propio rumbo.

(Los sueños prisioneros no son sueños de verdad).

Besos soñados libres.