30 de octubre de 2007

biscuits




Re-[des]-cubro
el sabor de las galletas.

Proust sobre tu mesilla
observa
lo que ahora significa



desayunar.







Fink: "Biscuits for breakfast"

9 comentarios:

Alegria De La Huerta dijo...

Esta semana que estoy de vacaciones me propuse cada mañana darme un tiempo para desayunar y sentarme, hasta me compré un pequeño paquete de galletas... pero aun no se ha dado la ocasión. No lo entiendo porque uno de mis sueños siempre ha sido el de desayunar en una mesa, con la brisa, con el sol matinal en mi cara y en mis manos... y mojando unas galletitas en una taza de leche tocada de cola-cao ;)

Sintagma in Blue dijo...

Ummm.. qué hambre!

Paz dijo...

Muy bien, sólo lo diré una vez:
por favor, pon tus comentarios en una ventana emergente.
Es que verás, así no tendré que elegir entre comentar o seguir escuchando la canción... que es una elección dificilísima.


El desayuno siempre fue la comida más importante del día.





* no fue un duende. De repente me di cuenta que 'uno' tenía dos mitades.

Toñete dijo...

Paz,
nunca te acostarás sin saber una cosa más...

... si usas explorer, pulsa la tecla SHIFT a la vez que haces click en "x soñadores"
...si usas Thunderbird, pulsa la tecla CONTROL a la vez que haces click en "x soñadores"

... si usas otro navegador iza las velas o arriba a algún puerto antes de soñar o mientras lo haces ... sería la caña desayunar galletas en alta mar, por la mañana, acompañado de algún animalillo autóctono de la zona ...

... qué rico está el yogourt con galletas, hacía tiempo que no lo tomaba.

Nómada planetario dijo...

El personal anda emulando a 'Triki' de Barrio Sésamo con las galletas, tiempos aquellos.
Pues nada, buen provecho de las galletas y del puente.

Saludos.

Mari dijo...

un scone de blueberrys para tí.

Lunarroja dijo...

Bebo hoy de tu dulzor... del sabor de tus galletas. Las comparto contigo.

Bachatadharma dijo...

yo te diré que prefiero una buena rebanada de pan con aceite de oliva virgen y ajo...
Aunque lo del ajo si voy a tener compañía a veces lo dosifico, jeje, hasta el mediodía auyenta vivos y vampiros...

Un abrazo otoñal

JuanMa dijo...

No es sólo el comerlas. Es el momento. Darse el tiempo para disfrutarlas.

Un beso.