6 de marzo de 2007



Que la música es un arte en el tiempo y no en el espacio no es ninguna novedad.


Una pieza musical, no es como un cuadro, una escultura o como una obra arquitectónica. Es decir, jamás podremos abarcar una obra musical en un solo instante, de una forma global, sino que por el contrario, percibiremos poco a poco y en cada momento, una parte del todo. En definitiva, en una audición, la música se desgrana y se nos escapa a cada instante.
En algún sentido, nunca tendremos lo anterior y siempre desconocemos lo venidero.
Y una vez acabada la obra, sólo recordaremos lo que hemos oído.


Tampoco al final tendremos toda la música.


Sin embargo, en días como hoy, sólo queda escuchar atentamente...


"Sankanda-Lasset uns den nicht zerteilen "
Lambarene: de Bach a África.
Homenaje a Albert Schweitzer

1 comentario:

pasiego dijo...

Estoy de acuerdo contigo en que en una audición musical, nunca tendremos lo anterior y siempre desconoceremos lo venidero; tambien estoy de acuerdo enque una vez acabada la audición, solo recordaremos lo que hemos oido; pero difiero en que estas reflexiones no se puedan aplicar a otras manifestaciones artísticas, como la pintura, escultura,etc.
Si, con la misma atención, conocimiento del medio e interés por sentir, con que escuchas una obra musical, cotemplas y le dedicas el tiempo a una obra de pintura, escultura u otro medio artístico, ¿no crees que tambien sentirías que no eres capaz de abrazar toda la obra en un solo instante, que cada pincelada, cincelada o detallede diseño es distinto del anterior y por lo tanto también del siguiente? Una vez terminada la contempleción, ¿No sentirías que te has quedado, solo con lo que has visto?
Se que soy un "orejas" para la música, pero tu que eres amante de "tus acuarelas", podrás comprender que, lo que tu sientes con la música, otras personas lo podemos sentir con esa u otras facetas del arte, que creo que es de lo que estamos hablando, de lo que el arte nos hace sentir.
Creo que eso es lo importante, los sentimientos que, la escucha o visualización de una obra,hace que afloren en nosotros; porque esos sentimientos los llevamos nosotros, no "no invaden", sino que "nos rebosan".
Y cuando esos sentimientos contribuyen a nuestra felicidad, dejémonos arrastrar por ellos y sumerjámonos en esa música, película, fotografía, pintura, escultura.......
Un beso de este pasiego que te quiere.